La evaluación en la clase cooperativa

publicado a la‎(s)‎ 22 may. 2016 7:10 por Koldo Alijostes Bordagarai   [ actualizado el 22 may. 2016 7:11 ]

La evaluación en la clase cooperativa (II)A estas alturas de la película casi todo el mundo sabe en qué consiste el Aprendizaje Cooperativo, pero si todavía hay alguien despistado os lo voy a contar en “140 caracteres”. La metodología basada en Aprendizaje Cooperativo tiene como principal objetivo generar entornos de interacción entre el alumnado para promover aprendizajes mutuos, es decir los niños y las niñas aprenden “inter aprendiendo” con otros. Se busca que los estudiantes aumenten su autonomía, creando actores autónomos en el proceso, mediante la consecución de objetivos comunes. Se realiza en pequeños grupos donde los estudiantes colaboran entre sí para maximizar su propio aprendizaje y el de los demás.

¿Qué beneficios aporta aprender de forma cooperativa?

Ya desde finales del siglo XIX se empezó a utilizar esta metodología dentro del aula, lo cual ha permitido que haya habido multitud de estudios para comprobar su validez.

Gracias a esos estudios e investigaciones se sabe que la cooperación en el aula aplicada al aprendizaje da lugar a los siguientes resultados:

  • Aumento de la motivación y de la productividad.
  • Nivel superior de razonamiento y pensamiento crítico.
  • Incremento del espíritu de equipo.
  • Valoración de la diversidad. Relaciones solidarias.
  • Desarrollo social.
  • Aumento del autoestima.
  • Capacidad de enfrentar la adversidad y las tensiones.
¿Qué pasa en una clase cooperativa?

Durante el desarrollo de una clase cooperativa se pueden dar diferentes momentos y relaciones. La aplicación de esta metodología no implica tener que trabajar siempre en grupo, si no que habrá momentos de trabajo individual, en parejas o grupal.

Las actividades cooperativas dan lugar a multitud de evidencias de aprendizaje. No nos referimos solamente al aprendizaje de contenidos curriculares, si no, que se desarrollan multitud de habilidades que que ayudarán al alumnado a desenvolverse en su día a día y en su futuro próximo. Habilidades como el trabajo en grupo, el desarrollo de la expresión oral y escrita, la adquisición de herramientas para desarrollar un liderazgo eficaz, pensamiento crítico, etc.

En muchas ocasiones, los docentes tienen el problema a la hora de recoger esas evidencias de aprendizaje ya que solamente se limitan a evaluar, y posteriormente calificar, los contenidos curriculares aprendidos, pero, ¿se está teniendo en cuenta realmente aspectos importante para la educación y el desarrollo de los discentes? Según el informe emitido por el Fondo Mundial Económico (Future of Jobs Report), habrá 10 habilidades que se necesitará desarrollar para adaptarse a la 4ª Revolución Industrial allá por el 2020:

  1. Resolución de problemas complejos.
  2. Pensamiento crítico.
  3. Creatividad.
  4. Dirección de equipos y personas.
  5. Coordinación con otros.
  6. Inteligencia Emocional.
  7. Elaboración de juicios y toma de decisiones.
  8. Servicio de orientación.
  9. Negociación.
  10. Pensamiento flexible.

Todas estas habilidades se trabajan con la aplicación de esta metodología.

¿Qué podemos evaluar en una clase cooperativa?

La evaluación en una clase cooperativa ha de estar centrada tanto en el alumnado a nivel individual como grupal.

  • Evaluación del alumno: a nivel individual hay que evaluar los aprendizajes realizados mediante le producto. Por otro lado también hay que tener en cuenta la contribución al grupo.
  • Evaluación del equipo-grupo: el docente ha de evaluar el funcionamiento del equipo y su desempeño cooperativo. Es tan importante evaluar el logro de los objetivos curriculares y el aprendizaje de los contenidos como el desarrollo de destrezas y habilidades para la cooperación.

Por otra parte, además de la evaluación docente, es primordial que existan momentos para la autoevaluación, en donde los estudiantes analicen su propio desempeño y emitan una calificación grupal de manera consensuada. Esto les obligará a hablar entre ellos para dar y recibir feedback. El grupo ha de centrarse en observar y reflexionar sobre lo que hacen bien y lo que deben mejorar, tanto a nivel colectivo como individual. Una vez que esto se tiene claro tienen que plantearse objetivos de mejora y compromisos individuales relacionados con objetivos curriculares y cooperativos.

¿Cómo podemos evaluar y calificar en la clase cooperativa?

Es importante que tengamos claro que evaluar no es lo mismo que calificar, ya que calificar exige poner una calificación numérica, mientras que evaluar es observar una serie de procesos, tomar datos, hacer un juicio crítico y tomar decisiones. Es conveniente que se planifiquen estrategias de evaluación que permitan analizar:

– Qué aprenden.

– Cómo lo aprenden.

– Cuándo lo aprenden.

Esto nos llevará a utilizar una amplia variedad de instrumentos de evaluación: cuestionarios y exámenes, cuadernos de actividades, registros de observación, rúbricas, portafolios, registros de planificación, fichas de control de tareas, documentos de reflexión… Por supuesto hay que contemplar la autoevaluación, la coevaluación y la heteroevaluación. Es conveniente evaluar, mediante un boletín de evaluación, aspectos como:

  • Desempeño de las funciones de los roles cooperativos.
  • Evaluación del trabajo en equipo: cumplimiento de normas, consecución de destrezas cooperativas y desarrollo de técnicas cooperativas.
  • Propuesta de objetivos de mejora.
  • Evaluación del trabajo individual por parte de todos los componentes del equipo: evaluación de los compromisos personales adquiridos en el anterior proceso de evaluación.

Esta rúbrica puede servir de ayuda.

Pensemos ahora en cómo poner una calificación a los aprendizajes relacionados con los contenidos curriculares dentro de una clase cooperativa. Lydia Fernández de Luco hace una serie de propuestas:

Cuaderno de actividades común a todos los equipos:

  • Parte individual: cuestionario, preguntas abiertas, actividades, problemas… (6 puntos).
  • Parte cooperativa: actividades a resolver con la técnica “1-2-4” y actividades a resolver con la técnica del “Folio Giratorio” (4 puntos).
  • Sistema de calificación: suma de la calificación personal individual y la calificación de la prueba en equipo.

Cuaderno de trabajo personalizado para cada equipo:

  • Sistema de calificación: media aritmética entre la nota individual y la nota promedio del equipo.

Listado de términos claves, relacionados con distintos apartados del tema, diferente para cada equipo:

  • Sistema de calificación: la nota de la tarea de grupo es común para todos sus miembros.

Boletines giratorios:

  • Cada equipo recibe tantos boletines diferentes como miembros lo constituyen. Al acabar cada ejercicio rotan los boletines. La secuencia se repite hasta completar la tarea.
  • Intercambian los trabajos entre equipos y proceden a la corrección mutua.
  • Al entregar obtienen un número de orden con bonificación, según el tiempo consumido en la tarea. Los más rápidos pueden optar a una segunda ronda de boletines.
  • Sistema de calificación: se realiza un promedio entre entre las calificaciones de las tareas y la corrección de los boletines de los otros grupos más la suma de la bonificación.

Boletín de tareas de elección libre según nivel de dificultad:

  • En un boletín se incluyen ejercicios de diferente grado de dificultad.
  • Sistema de calificación: todo el grupo obtiene la misma calificación.
    • Dificultad nivel 1: un punto por cada ejercicio bien realizado.
    • Dificultad nivel 2: dos puntos por cada ejercicio bien realizado.
    • Dificultad nivel 3: tres puntos por cada ejercicio bien realizado

Exámenes cooperativos: todos los componentes del equipo realizan el examen.

  • Nota común para todos los componentes del equipo.
  • El 10% de esta calificación contribuye a mejorar la nota de la evaluación trimestral.

Hay que tener en cuenta cómo vamos a repartir los porcentajes de calificación dentro de la nota trimestral, así pues, una propuesta sería la siguiente:

-80% trabajo individual, actitud, comprensión lectora.

-20% trabajo cooperativo.

En definitiva, la aplicación de la metodología cooperativa en el aula tiene múltiples beneficios. La evaluación tiene que compaginar la observación de procesos, la evaluación de aprendizajes curriculares y su calificación. La calificación debe contemplar tanto las aportaciones individuales como los logros conseguidos en el grupo. Por último es muy importante que se contemple la autoevaluación y la coevaluación entre el alumnado.


http://evaluaccion.es/2016/05/10/la-evaluacion-en-la-clase-cooperativa-ii/

Comments